En el Don Bosco la posta de las vacaciones la tienen los adolescentes.


Durante el verano 2016 el Centro Don Bosco de San Miguel de Tucumán facilitó que fueran los adolescentes quienes coordinaron la escuela de verano para niños y niñas; fueron protagonistas entre sus propios compañeros, hermanos y vecinos. ANITA, entrevistó a chicos y chicas sobre la experiencia como organizadores.

“Todos los años tenemos campamento para los chicos que asisten a los talleres del Centro Don Bosco. Nosotros empezamos colaborando principalmente en los campamentos de fin de año como una propuesta de Marta Seliz, Coordinadora de los talleres de educación no formal para niños/as y del hermano Germán. La idea era que nosotros que somos parte del comedor y del centro Don Bosco podamos ayudar a los más chicos. También lo hacíamos los sábados” nos introduce, Facundo de 16 años. “Las actividades que les hacemos realizar son deportes, vóley, básquet, handball, pileta y buscamos que las actividades estén atravesadas por un valor en particular y una enseñanza; por ejemplo, la amistad”, añade.

Por su parte, Ángela aporta “El lunes 29 termina la colonia de vacaciones en el Ateneo Salesiano y hacemos el cierre que consiste en actividades para los chicos y chicas y luego se le dan regalos de agradecimiento por participar. Es importante una colonia de vacaciones para niños y niñas porque no todos tienen la posibilidad de salir de vacaciones, acá hay un lugar donde se pueden divertir, meterse a la pileta, jugar y aprender”

Es importante recordar que el eje principal de la Ley de Protección Integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (ley 26.062) es considerarlos sujetos, protagonistas de sus propios derechos, como el derecho a la educación, al deporte, al juego creativo y el derecho a libre asociación. Es decir, a relacionarse con otras personas, con fines sociales, culturales, deportivos, recreativos, religiosos, políticos y laborales, formar parte de asociaciones, de sus direcciones y promover espacios conformados exclusivamente por niños, niñas y adolescentes. Bajo estas premisas, el Centro Don Bosco, otorga protagonismo a sus niños, niñas y adolescentes a través de la posibilidad de formar parte de la organización de actividades de verano.

El Centro Don Bosco trabaja hace 50 años brindando apoyo alimenticio a muchos chicos de la ciudad de San Miguel de Tucumán. Además, amplió su apuesta buscando fortalecer los espacios educativos a través de la educación no formal de niños, niñas, adolescentes y adultos.

Marta Seliz, la coordinadora de Educación No Formal explica la iniciativa: “La idea tiene como distintas aristas. Nosotros tenemos como decisión institucional trabajar con ciertas edades. Hay chicos que van terminando su etapa, es decir, ya no tendrían que venir, entre comillas. Sin embargo, nosotros creemos que al espacio lo siguen necesitando. Entonces, fuimos adecuando algunas áreas para que ellos se apropien de algunos espacios. Nosotros trabajamos con los chicos el tema del protagonismo, como asumir responsabilidades y cómo dar, no solamente recibir cosas ¿Por qué no dar el tiempo, un poco de creatividad un poco de logística? Les habíamos pedido a los chicos que se hagan cargo de la colonia. Muchos lo asumieron con mucha responsabilidad, otros con miedo, otros con resistencia pero esa es la idea. Me parece que si son dueños de estos espacios, también se tienen que empoderar y apropiarse. Desde ahí, surge la idea de que ellos vayan tomando protagonismo y que si se van, se vayan con muchas herramientas para la vida, que sepan preparar talleres, imaginarse y ponerlos en prácticas”

En cuanto al rol social de los jóvenes, Seliz nos invita a reflexionar que “los adolescentes son referentes de cosas buenas , de valores, de acciones, de gestos, como traer a los niños de la mano para que crucen la calle o fijarse que no se pasen a la pileta que es más honda. Nuestros chicos pueden estar coordinados entre ellos. Uno los forma y los acompaña. Tienen los mismos potencias que otros de afuera de la institución”.

Por otra parte, el centro Don Bosco cuenta a ANITA que este año es especial, ya que en mayo celebra sus 50 años. “Se realizarán diferentes actividades, haremos una fiesta en la plaza con los vecinos al estilo del circo. Queremos celebrar que el comedor ya no es sólo visto y llamado ‘comedor’ sino que apunta a ser Centro Don Bosco.La comida brindada a las familias sigue siendo la prioridad pero también lo es la educación. El objetivo es que todos los chicos que vengan al Centro Don Bosco estén escolarizados”.

De este modo, el Centro tendrá diferentes espacios en los cuales participar como computación, deporte, arte, apoyo escolar y el taller literario. En este último, se presentará la segunda edición de “Palabreros”, libro realizado por niños y jóvenes. También, se trabajará sobre el emprendedorismo, herramientas para la vida, que ya se inició con la colonia de vacaciones.

Contacto:

Teléfono: (0381) 4232795 Página de Facebook: Centro Don Bosco

Sitio para donaciones: quieroayudar.org

Entradas recientes
Archivo
Secciones