Estudiantes cordobeses atacados por reivindicar la memoria



El video se viralizó a través de redes sociales. Un grupo de estudiantes de escuela disfrazados de militares, otro grupo caracterizado como jóvenes militantes y un tercer grupo como Madres de Plaza de Mayo quedaron recortados, por obra y gracia de la edición, como las expresiones de un presunto acto violento o “demasiado fuerte” en La Cumbre, Córdoba.


Como parte de las celebraciones por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, los vecinos y vecinas participaron del acto institucional en la plaza. “Lo organizaba la escuela Alfredo Benítez, a la que va mi hijo”, contó Manuela, una mamá. Y agregó: “Participaban las demás escuelas con sus abanderados y autoridades. Una vecina me contó sobre las repercusiones, que hasta ese momento eran locales, en el Facebook de La Cumbre, donde muchos comentarios de gente que no había estado, decía que había que meter presos a la directora, los maestros y el intendente”.


Los dichos de esta madre se sitúan en la misma noche del viernes 24, cuando un canal local subió a Youtube un video recortado del acto, en el que se ve la representación de un fusilamiento, y la de una manifestación de Madres de Plaza de Mayo.


Manuela sostiene que la información se difundió tergiversada: “Una de las cosas que dice el diario Perfil es que el acto causó malestar en el momento y no es así, para nada; la gran mayoría estábamos emocionados, llorando, muchos fuimos a saludar y felicitar a la directora. Había un señor llorando, diciéndole que eso le había llegado al alma. Otra directora llorando la felicitó también”.


Mientras los comentarios en redes sociales no se hacían esperar y hasta se pedía castigo a las autoridades de la escuela y al intendente, quienes participaron de la actividad percibieron que el acto había sido cuidadosamente preparado con los alumnos. “Cuando terminó el acto nos quedamos en la plaza y no había ningún clima de molestia”, sostuvo una madre. Es más, agregó “Una niña que actuó dijo que antes del acto se dieron charlas y se les explicó, no es que le pusieron un disfraz de soldado y los mandaron a actuar”.


Además de la representación difundida en video, la actividad sobre la memoria incluyó discursos de maestras, lectura de dos cuentos que estuvieron prohibidos en la dictadura, uno de ellos “El pueblo que no quería ser gris”. Y de acuerdo con los padres participantes, cuando terminaba el acto los chicos de jardín repartían una tarjetita con la leyenda Nunca más.


El arte como interpelación educativa


Las expresiones artísticas nos provocan como comunidad. La puesta en escena de situaciones históricas y la ocupación del espacio público para plantear temas, debates o propuestas es resistida muchas veecs por sectores conservadores. En el caso de La Cumbre, opinadores a través de redes sociales intentan denunciar una supuesta “manipulación” de la infancia y una visión “parcial” de la historia. La resistencia a pensar que los niños y adolescentes pueden debatir sobre historia, política, economía, en definitiva sobre la realidad de su país, se disfraza de “protección” de la infancia.


Desde la instauración del Día de la memoria, las escuelas tienen la obligación y el desafío de pensar formas creativas y adecuadas de tratamiento de este período histórico traumático, cuyo conocimiento es fundamental para la construcción del futuro. La provincia de Córdoba había emitido un decreto unos días antes del 24 indicando que todas las escuelas debían trabajar contenidos alusivos a la fecha, se enviaron links y textos, pero no sobre la forma de tratarlos.


Los comentarios sobre el acto de La Cumbre indicaban que se trató de un acto “zurdo” y “kirchnerista”. “En el diario Perfil los comentarios te indigestaban”, expresó Manuela.


El diario La capital, de Rosario, tituló “El indignante video de alumnos recreando los fusilamientos de la dictadura en un acto escolar”, y recibió comentarios de repudio: “Indignate es lo que sucedió en la dictadura, no el video “, escribió Adriana Revol.

El día de la memoria


Este año el 24 de marzo hubo un récord de convocatoria en las marchas en todas las plazas del país. 300.000 personas en Buenos Aires, 30.000 en Córdoba, 15.000 en Tucumán. La reivindicación de las banderas de los organismos de derechos humanos se hizo escuchar, y el reclamo a un gobierno nacional que a través de diversos funcionarios niega no solo la cifra de desaparecidos,como hizo Darío Lopérfido, sino que intentan restaurar la “Teoría de los dos demonios” y criminalizan a dirigentes sociales, refiriéndose a la política de derechos humanos que impulsó los juicios por crímenes de lesa humanidad desde 2003 como “curro”.


El 2 de agosto de 2002, el Congreso de la Nación Argentina dictó la ley 25.633, creando el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia con el fin de conmemorar a las víctimas. Tres años después, durante la gestión del presidente Néstor Kirchner, se impulsó desde el mismo Poder Ejecutivo Nacional que la fecha se convirtiera en un día no laborable, feriado e inamovible. En 2017 el presidente Mauricio Macri intentó modificar esa situación y dejarlo como feriado “móvil”, pero la resistencia de organismos y organizaciones políticas lo hizo desistir.







Entradas recientes
Archivo
Secciones