Expertos y activistas en un Congreso sobre abuso sexual infantil en Santiago del Estero


Los días viernes 18 y sábado 19 de agosto se realizó en la Universidad Nacional de Santiago del Estero el 1er. Congreso contra el abuso sexual infantil. La actividad sirvió para impulsar en el NOA la campaña “Yo no miento”, de sensibilización sobre la importancia de que los adultos prestemos atención a los testimonios de niños y niñas que sufren el abuso sexual.


El congreso fue organizado con el apoyo del Gobierno de la Provincia, la Secretaría de Derechos Humanos, la Defensoría del Pueblo, la asociación Diversidad Valiente Santiagueña (Divas), la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnologías y la UNSE.


La propuesta estuvo destinada a docentes y personal administrativo del sistema educativo, abogados, psicólogos, médicos, psiquiatras, trabajadores sociales, personal policial, educadores sanitarios, auxiliar de Justicia, técnicos en Ciencias Jurídicas y público en general.


Entre otros disertantes, expusieron Carlos Rozanski, Daniela Lezcano, Enrique Stola. De la apertura participaron el secretario de DDHH de la Provincia, Hugo Figueroa, el defensor de los derechos del Niño, Niñas y Adolescentes de Santiago del Estero, Dr. Luis Santucho, la subsecretaria de la SUBNAF, Claudia Juárez, el decano de la facultad de Ciencias Exactas y Tecnológicas, Héctor Paz, la secretaria de Extensión, Nancy Giannuzzo, entre otras autoridades de la Universidad Nacional.


La Coordinadora General de la asociación DIVAS, Luisa Lucía Paz, una de las impulsoras del proyecto explicó: “cuando iniciamos la idea de generar este espacio de debate, la verdad que no nos imaginábamos que iban a aceptar todas aquellas personas que invitamos para que vengan a exponer, a plantear, a poner en tensión las distintas situaciones por las cuales atraviesan niños que son abusados sexualmente, pero también las instituciones que trabajan con abusos sexuales”. Agregó que “de alguna manera generar acciones para mejorar y no re victimizar a esos niños que han sido abusados, esa era una de las premisas principales”.


El decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnológicas, Ing. Héctor Paz manifestó que “consideramos que todo abuso verdaderamente es uno de los actos más denigrantes en contra de la dignidad humana y en esta jornada cuando se trata de abuso infantil duele más. Desde la organización se pretende cambiar esta actitud, no quedar paralizados ante este hecho sino poder atacarlo en el sentido de tomar todas las acciones necesarias para prevenirlas para que esto no ocurra. Esta problemática es muy compleja y aborda muchas facetas, es interdisciplinaria, tiene muchos matices y creo que trabajar de esta manera es la correcta de abordar”.


Al hacer uso de la palabra, el Defensor de los Derechos del Niño, Niñas y Adolescentes de Santiago del Estero, Luis Santucho resaltó que “la realización de este encuentro nos posibilita y nos encamina para que podamos hacer realidad los derechos de nuestros niños, avasallados duramente por este delito. Si no atendemos la situación de grave daño al aparato psíquico de nuestros niños producto de este delito, vamos camino hacia infanticidios encubiertos”.


Bruno Bazán, tucumano y activista de derechos humanos y diversidad, explicó que “la experiencia del congreso fue muy fuerte y productiva. Se notó durante todo el evento la necesidad de muchas personas de saber qué hacer ante situaciones de abuso. Fueron jornadas extensas de mucha emoción. Todas y todos nos quedamos el mayor tiempo posible, hubo presencia destacables como la del Dr. Enrique Stola, psiquiatra que participó del caso del padre Grassi, uno de los primeros que recibió a los denunciantes; también de psicólogas, jueces, abogados que comentaron muy bien cómo es la lucha contra el abuso, porque en el sistema judicial no sólo no juzga sino que tiene un entramado de complicidad. Se habló sobre cómo hacer frente a esa injusticia”.


Bazán destacó a demás que entre los participantes, que llegaron desde Salta, Jujuy y Tucumán, se recalcó la importancia de aplicar el protocolo de abordaje de casos de ASI, y de la importancia estratégica de la Educación Sexual Integral para la prevención. Al respecto, destacó que muchos docentes deben formarse para dar ESI. “Una de las psicólogas que expuso contó que en su consultorio particular ve que los niños, niñas y adolescentes que tuvieron ESI en la escuela cuentan con más herramientas para prevenir y hablar, pueden nombrar las partes de su cuerpo, por ejemplo. Por eso se destacó la necesidad de formación de los profesionales, médicos, abogados y psicólogos en la temática del ASI”.



La campaña YO NO MIENTO


Con el objetivo de construir y ampliar una red contra el Abuso Sexual Infantil y llegar a todos los ámbitos en los que participan niños, niñas y adolescentes, en octubre de 2016 se lanzó la campaña “Yo no miento”, cuyo principal eje es que los adultos “elegimos creerle a lxs niñxs, proteger los derechos de la infancia y apostar a que la sociedad haga nacer: El derecho a vivir una infancia sin violencias, sin re victimización e impunidad en las causas de Abuso Sexual Infantil”, explican en la página oficial de la campaña.


Con piezas gráficas y audiovisuales que incluyen testimonios de artistas famosos, la Campaña Federal de Visibilización contra el Abuso Sexual Infantil está dirigida al público en general, organizaciones sociales, culturales y políticas, entidades gremiales, personal docente y no docente de todos los niveles y modalidades, asociaciones profesionales trabajadores sociales, magistrados, técnicos y oficiales de la justicia, profesionales y personal del área de salud, médicos/as, psicólogos/as, psiquiatras, agentes del estado, funcionarios, promotores sociales, comunitarios y de salud.


En agosto de este año fue declarada de interés cultural por la Legislatura la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.



El Abuso Sexual Infantil como problemática social


A lo largo de los años de visiblización de la temática, se ha comprobado que el ASI ocurre mayoritariamente en el ámbito familiar. En el 90% de los casos los perpetradores son conocidos de la familia; los abusadores son los progenitores en más del 65% de los casos. El Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, según Nils Kastberg, señala que: “Cada hora de cada día, 228 niños y principalmente niñas son explotados sexualmente en América Latina y el Caribe”.


Una investigación publicada en la revista Hamartia da cuenta de esas y otras alarmantes cifras que muestran que todavía tenemos mucho que aprender sobre el abuso y la ruta crítica que inician las víctimas cuando lo denuncian.


En la misma revista se desarrolla a manera en que el “Síndrome de Alienación Parental”: una herramienta a medida de la impunidad del abusador: “En la gran mayoría de los casos (97,5%), el abuso es perpetrado por una figura masculina (generalmente el padre) y el Síndrome de Alienación Parental (SAP) sirve para defenderlo: se aduce que la madre es fabuladora y se descree del relato del niño. Con esta figura, el abusador logra revincularse con el niño e, incluso, en algunos casos, llega a obtener la tenencia y a impedir el contacto con la madre. El SAP es la teoría creada por el psiquiatra estadounidense Richard Gardner en 1985, con la intención de defender a sus pacientes abusadores y sacarlos de la cárcel. Gardner dedicó su vida a esa causa porque él era tan pedófilo como los pacientes a los que defendía. Más aún, Gardner defendía la idea de que niños y adolescentes fueran iniciados sexualmente por sus padres”.

Entradas recientes
Archivo
Secciones