#ATR con la Gaspar, un mundo de palabras juveniles



Un programa de radio hecho por estudiantes de 4 to año de una secundaria puede no ser una novedad ni algo que llame la atención. O sí. Depende -como decía “Jarabe de palo”- de según como se mire, todo depende. “#ATR con la Gaspar” es una propuesta que coordina Tatiana Barrionuevo, una profe de Lengua que se puso un proyecto al hombro y lo llevó del papel a la práctica con dedicación y con la idea firme de que la radio tenía que ser una experiencia transformadora para un grupo de chicos que muchas veces le quitan el cuerpo a la expresión sobre lo que desean, sueñan y piensan. Y nada puede ser verdaderamente una experiencia educativa si no está potenciada por una experiencia comunicacional, expresiva y emocional. Al programa #ATR lo llevan adelante una decena de chicos de una escuela de Raco, en Tucumán. La Escuela Secundaria Capitán Gaspar de Medina, que está muy cerca de la ciudad capital, pero al mismo tiempo muy lejos de muchos de los hábitos corrientes del centro tucumano.


Tatiana Barrionuevo contó la historia de la propuesta y su devenir como docente en Raco, “comencé a trabajar en la Escuela secundaria Cap. Gaspar de Medina en 2016, a causa de la creación del ciclo orientado, este año tenemos la primera promoción de alumnos egresados, porque antes funcionaba solo la primaria y la secundaria hasta tercer año. El grupo se caracterizaba por su timidez, su introversión y el escaso desarrollo de sus competencias comunicativas. Un programa de radio representaba un gran desafío para ellos y para mí como docente, yo nunca había hecho radio. Manuel Arce, un vecino de Raco que hace radio en FM Raco 88.9 acercó una propuesta a la escuela para que los chicos hicieran un programa. Y la directora me ofreció asumir este desafío con algunos de los cursos que tengo a cargo, yo soy profe de Lengua y Literatura de todo el ciclo orientado, pero esta propuesta la pensé para los chicos de 4to año, no solo por las características del grupo sino también porque era una oportunidad de proyectar algo a largo plazo, y me pareció que esta era una propuesta que apostaba al desarrollo integral de las habilidades lingüísticas como la lectura, la escritura, el habla y la escucha que a ellos tanta falta les hacía y que son fundamentales para un desempeño estudiantil exitoso. Me pareció que la radio podía ser un recurso interesante para que ellos se sientan protagonistas del proceso de enseñanza y aprendizaje porque quizá lo que estaba fallando eran las estrategias que estábamos usando para motivar a los chicos”.


La Escuela Secundaria Capitán Gaspar de Medina de Raco, ubicada a unos 60 km de San Miguel de Tucumán, es una de las tantas instituciones educativas tucumanas que, silenciosamente, van caminando la senda de la innovación educativa, la recreación de metodologías, el aggiornamiento tecnológico y la renovación en los discursos. De a poco, con trabajo y con decisión institucional se perciben en la escuela nuevas dinámicas y una forma más activa de promover el protagonismo estudiantil.


El programa “#ATR con la Gaspar” abre la posibilidad de incorporar una dinámica diferente para habitar un espacio alternativo desde donde construir conocimientos. Tatiana B. expresó que “el objetivo final a largo plazo es que ellos lleguen a generar contenidos significativos de manera cooperativa, en este momento yo estoy haciendo lo que sería el andamiaje de este proceso, los ayudo bastante en la construcción de cada programa y en la planificación, pero apuesto a que ellos lleguen a hacerlo solos. Actualmente estamos trabajando con un grupo de whatsap desde donde nos intercambiamos opiniones y recursos durante toda la semana. Si bien es una tarea ardua lograr que participen, opinen y se expresen, yo como profe que los conozco hace tiempo, cada día veo más cómo se están apropiando del proyecto y del programa”.


La radio promueve expresión, palabra novedosa, creatividad, lenguaje pero sobre todo bienestar, porque ofrece una manera diferente de estar y de conocer el mundo. Nadie que haya hecho radio sale igual de esa experiencia porque apropiarse de un espacio de radio es volverse dueño de una mirada que además tiene la capacidad de influir en otras miradas, y de hacer vínculos y afectos en ese transcurrir. La radio es una generadora constante de sentimientos y de latencias. Por eso, este grupo de chicos que nunca habían operado una consola, no sabían mezclar sonidos, ni armar una lista de temas, aprendieron a operar en muy poco tiempo y a perderle miedo al micrófono en menos de lo que canta un gallo.


La docente agregó que “otro aspecto importante de la experiencia radiofónica es que posibilita un acercamiento y un uso asiduo de las TIC, ya sea a la operación que realiza el grupo en la radio, a que ya están llevando ellos sus temas descargados en un pendrive, a que han logrado producir collage de fotos y otras producciones. Los estudiantes utilizan las app de sus celulares para hacer eso, hace poco les pedí un collage de fotos para la realización de un banner y lo hicieron sin problemas. Desde que comenzamos el programa hicimos un spot sobre Prevención y Seguridad Vial que llevó mucho trabajo de producción de texto, edición del mismo, la grabación en la que había que poner énfasis en la dicción, en el vocabulario, en la pronunciación etc. Y fue un trabajo muy grupal”. La radio conecta con saberes y habilidades mientras abre horizontes pedagógicos y metas a la propia escuela.


La emisora desde donde suena #ATR es FM Raco 88.9, la única radio local de Raco, una iniciativa comunitaria de la Fundación Abrojos que desde su nacimiento se propuso que las voces locales la encuentren, la habiten, se la apropien y la llenen de sentidos, contenidos, colores y sueños. Una radio comunitaria abre la participación a las múltiples voces locales. A los jóvenes, vecinas, instituciones, actores gubernamentales locales y con ellos amplia la agenda de temas que se abordan. La atmósfera radiofónica siempre es una construcción deliberada y en ella se perfila la comunidad con sus aristas complejas. A veces la comunidad, y eso los oyentes lo notan, no está invitada a la programación, pasa mucho con las emisoras comerciales cuya programación se diseña con otros fines (el de lucro básicamente). En una radio comunitaria se permite (se fomenta) que el pueblo sienta, hable, protagonice, escuche y elija. Porque nada es verdaderamente comunitario si la voz diversa del pueblo no se abraza a sus micrófonos para volverlos propaladoras de sonidos familiares. Los chicos y chicas de #ATR están consiguiendo eso y recién van por su 6to programa. Y para esta altura, ir todos los miércoles a la radio es una rutina que esperan ansiosos durante toda la semana.


Lautaro Valverde, Agustín Pistán y María Romano, protagonistas de #ATR, son una pequeña muestra de que la emoción por participar crece a medida que se protagoniza algo que realmente vale la pena. “Muy buena propuesta la de hacer un programa, nos gusta y hay que aprovecharlo”, dijo Lautaro. “Es importante animarse a hacer esto y soltarse, disfrutamos mucho hacer este programa. Hemos aprendido a operar y nos encanta hacerlo, manejar los equipos”, expresó Agustín y agregó que con la radio y la ayuda de Tatiana aprendieron “también de comunicación y medios, y a manejar el lenguaje de la radio. Acá no se puede decir malas palabras como cuando hablamos entre nosotros”.


Lautaro agregó que “nos gusta venir a la radio y trabajar cosas que en la escuela no podemos trabajar de la misma manera, acá trabajamos de otra manera. Aunque para que el programa salga bien necesitamos dedicarnos y prepararlo con tiempo. Nosotros buscamos información, y vamos preparando distintos bloques, noticias, cosas que pasan en Raco, contenidos de la escuela, salud y adolescencia, ciencias de la tierra, lengua, inglés y química. Trabajamos con la profe de lengua y también con los otros profesores”.


El cambio que la radio está generando en los estudiantes ya se va advirtiendo en la dimensión actitudinal que generó un nuevo compromiso que le dio vida al desafío radiofónico. Tatiana lo resumió pintando un panorama promisorio “esto hace que cada docente se haya sumado paulatinamente al proyecto y me soliciten la incorporación de bloques con sus contenidos, con lo que dictan en cada materia. Estamos logrando un trabajo interdisciplinario y que posibilita a los alumnos que encuentren un sentido en lo que hacen en la escuela porque lo ven como algo que forma parte de su programa. Y elementos que antes no los consideraban válidos ahora lo ven como posibles de difundir a través de la radio”.


La coordinadora explicó que la radio también es un instrumento de evaluación diferente y que se adecua a las características del grupo. Sobre las expectativas y las mejoras que pueden darse señaló que “es esperable que los chicos empiecen a hablar, a conducir, sin estar pegados al papel y sin estar guionados todo el tiempo, creo que hay tiempo, que se los puede esperar, los chicos están entusiasmado como nunca y creo que eso hace que todo sea posible. Hay que ir generando nuevas ideas para que el programa no se vuelva rutinario, y para que el año que viene reinventemos el producto”.



Luego reflexionó que “siempre evaluamos si vamos a seguir con los mismos bloques o vamos a incorporar modificaciones. Los primeros programa fueron mecánicos y se notaba un nivel de tensión bastante grande y creo que ahora que los chicos ya avanzaron muestran pequeños logros, cada pasito que van es muy importante y a mi me alienta a seguir acompañando. Lo demás viene solo, siempre con acompañamiento de los docentes”.


En #ATR se vive una experiencia festiva. Los estudiantes no quieren parar en vacaciones porque sienten que el impulso que tienen debe seguir rindiendo frutos. Innovar los métodos educativos y trabajar contenidos de manera novedosa es una de las razones para hacer radio. Fortalecer la comunicación con toda la comunidad y abrir nuevos horizontes y mundos, otra. Ser felices juntos y hacer algo en lo que se reconozcan, dándole vida a una elección, sea tal vez la que más conmueve.

Entradas recientes
Archivo
Secciones